Crítica de 10 razones para odiarte


Título: 10 razones para odiarte

Título original: 10 Things I Hate About You
A√Īo: 1999
Director: Gil Junger
Género: Comedia, romance
 

 
Después de la decepción que supuso Mi primer beso, quería ver una película que tratase de un romance adolescente y estuviese bien llevada. Por eso me puse a ver un film que ya es todo un clásico en este tipo de género: 10 razones para odiarte.
 
Kat (Julia Stiles) es todo lo contrario a su hermana Bianca (Larisa Oleynik). Mientras la primera pasa de todo y lucha contra las desigualdades a toda costa, Bianca est√° m√°s centrada en hacer¬† una vida normal de instituto y salir con chicos. Con un padre posesivo, la √ļnica forma de conseguir salir con el chico que le gusta ser√° busc√°ndole pareja a su hermana mayor. Y ah√≠ es cuando entra en juego Patrick (Heath Ledger).
 

Con esta premisa empieza 10 razones para odiarte. Una película sencilla que te hace pasar un buen rato y que hace ver que es posible hacer historias de amor adolescentes fuera del marco más pasteloso y romántico.

Opiniones sobre 10 razones para odiarte
 
Kat es una chica independiente y guerrera, informada en feminismo y que no deja que nadie le toque las narices. Es alguien que en seguida te cae bien, porque lucha por nadar contracorriente y ser libre. Con este perfil, estaba claro que su historia de amor no iba a ser tan típica.
 
Y, aunque no deja de ser un romance en toda regla, y como todas las películas adolescentes hay ciertas cosas que reflejan comportamientos un tanto tóxicos, 10 razones para odiarte es una bonita historia de amor.
 

Lo que hace que te enganches es precisamente el carácter de la pareja principal, nada convencional y a la vez realista. Es esto lo que consigue que, a pesar del tiempo, sea un film que sigue a la orden del día.

10 razones para odiarte, todo un cl√°sico
 
Llama la atención cómo, al compararla con el éxito de comedia adolescente actual, Mi primer beso, una película de los 90 está más actualizada socialmente que esta.
 
Sin duda, merece la pena verla si todavía no la hemos visto. Y volverla a ver si ya lo habéis hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.