Crítica de American Horror Story: Cult
Si pensaba que Coven era mala, Cult ha llegado para superarla con creces. Parece mentira que, después de la increíble temporada que fue My Roanoke Nightmare, se hayan dignado a crear una bazofia como la que ha sido la última temporada de American Horror Story.
Cuando comentaron que la temporada iba a empezar tras la llegada a la presidencia de Trump, me esperaba algo rollo V; teorías de la conspiración sobre cómo estamos gobernados por seres lagarto, o cosas así. En cambio, trajeron una historia sin pies ni cabeza sobre sectas.
Y sí, la idea podría haberse llevado de tal forma que fuese de lo mejor de la serie pero, en cambio, nos muestran chabacanería, mamarrachismo y plot twists que parecen un intento desesperado por aumentar la intriga a una temporada que nada se parece a las anteriores (a excepción de los payasos).
No puedo evitar compararla con Coven, ya que me parecen las dos temporadas que han tenido una idea buena y no han sabido aprovecharla.

 

¿Merece la pena ver American Horror Story?
Luego están las actuaciones. Las que más me chirrían son la pareja de Ally (Sarah Paulson) e Ivy (Alison Pill). Tampoco creo que termine de cuajar el cambio de personalidad que vive Ally a lo largo de toda la temporada, por mucho que haya gente que considere que ha sido lo mejor de esta.
Pero el que no me convence para nada es Kai (Evan Peters). El líder de esta nueva secta está interpretado por un chaval que no pega como líder carismático. Anda que no han habido actores que podrían haber interpretado a Kai, pero entre la actuación y el personaje en sí forman una imagen grotesca que, sinceramente, no me creo.
Todo sobre American Horror Story: Cult
En general, el problema es que no he conseguido empatizar con ningún personaje. Ninguno me ha caído bien, no he conseguido comprender del todo los sentimiento que les mueven a actuar. Todos son pedantes, un tanto lineales y cambiantes según convenga a la historia, sin la profundidad de otras temporadas como Assylum, donde se creó un personaje tan genial como Lana Banana (también interpretado por Sarah Paulson).
Opinión sobre American Horror Story: Cult
Aun así, el peor problema de toda esta temporada ha sido cómo han tratado el feminismo. Cult básicamente se ríe de él, fomentando la incorrecta idea de las “feminazis”. Al principio ni nos damos cuenta, pero esta burla se hace más visible a partir de la mitad de la temporada. Y todo esto lo único que hace es perjudicar una lucha imprescindible en el siglo XXI.
Lo peor es ver a Lena Dunham haciendo un papel entre degradante y chabacano que deja en ridículo la lucha por la igualdad. No entiendo cómo Lena Dunham aceptó meterse en el papel de Valerie Solanas, que escribió el Manifiesto Scum.
Hablan del empoderamiento de la mujer desde un punto de vista muy negativo. En vez de mostrar cómo las mujeres del culto a Kai, cada vez más machista, van cambiando sus pensamientos y buscan hacer un mundo mejor de una forma positiva, lo mezclan con un fanatismo que pintan al mismo nivel que el resto de sectas. Vamos, algo totalmente innecesario y que lo único que hace es mofarse del feminismo.
Escena de American Horror Story: Cult
 Cult es de esas cosas que ves y no sabes si reír o llorar.

One thought on “American Horror Story: CULT”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.