Si la primera temporada de Ataque a los titanes sirvió para presentarnos una historia novedosa, llena de acción y un tanto gore, la segunda fue un aburrimiento que desencantó a muchos. En mi vida he visto una trama que avance tan lento.
 

Con esa última sensación encima, pocas expectativas tenía de la tercera parte de la historia de Eren y sus amigos, pero hay que decir que esta ha sido una de las mejores temporadas sin ninguna duda. No solo nos encontramos con una trama llena de acción, sino que se junta con toda una intriga política y una historia que, por fin, avanza un poco más deprisa.

Esa ha sido precisamente la clave de esta temporada: que no se ha hecho terriblemente lenta. Aunque las intrigas siguen siendo excesivas y hay ganas de descubrir por fin la verdad, esta vez por lo menos nos dejan con algunas partes más solucionadas.

Sin duda, esta ha sido la temporada que más enganchada me ha mantenido. Esas intrigas palaciegas y políticas, y la relevancia que cobra Historia de golpe, han sido todo un acierto para hacer que el anime avance a buen ritmo.

El único problema que veo a Ataque a los titanes es que ahora nos tocará esperar un año más para que la trama avance sólo unos pasos más. Y a este ritmo no nos enteramos de qué hay en el sótano de Eren hasta dentro de diez años.
 
Entrada escrita por Isabel Robleda (@Claraformo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.