Breve historia de Espa√Īa: ¬ŅY eso de breve?

Breve historia de Espa√Īa

√öltimamente me ha dado por leer libros de historia, y la verdad es que ten√≠a muchas ganas de descubrir m√°s sobre la historia de Espa√Īa. Por esa raz√≥n, Breve historia de Espa√Īa me pareci√≥ el libro perfecto para introducirme un poco m√°s en toda la historia del pa√≠s y de c√≥mo hemos llegado a lo que somos hoy en d√≠a.

Y lo cierto es que, para empezar, de breve no tiene nada. M√°s de 700 p√°ginas que, realmente resumen muy bien toda nuestra historia, pero que debemos de ser muy capaces de aceptar que tampoco son f√°ciles de tragar y consumir.

Aun as√≠, ¬Ņrecomiendo Breve historia de Espa√Īa? Lo cierto es que me ha causado sentimientos encontrados, y no sabr√≠a definir hasta qu√© punto me ha gustado.

Rese√Īa sobre Breve historia de Espa√Īa

 

Una cosa que puedo decir sobre Breve historia de Espa√Īa es que he aprendido sobre nuestro pa√≠s, que al final era la b√ļsqueda principal. El problema es que he sentido que he aprendido sobre ciertos temas pero que, en cambio, otros me han hecho sentir que se han pasado por encima.

El problema de Breve historia de Espa√Īa es lo mucho que se centra en cosas como la exportaci√≥n del trigo, la importancia del aceite o la siderurgia. En cambio, yo lo que buscaba era saber m√°s sobre la guerra de la Independencia, los fenicios, los romanos o dem√°s momentos hist√≥ricos en Espa√Īa.

Y no es que no se hable de ellos, sólo que parece que quedan un tanto relegados a segundo plano si tenemos en cuenta lo mucho que explica la importancia del trigo.

A esto hay que juntarse los saltos temporales que hacen que te desubiques si no sabes mucho de la historia de Espa√Īa. Si habla de econom√≠a, puede hablar de muchos a√Īos e ir poco a poco sobre un s√≥lo tema, para despu√©s volver al principio e iniciar sobre otro. Esto hace que recoloquemos una y otra vez nuestros esquemas.

Pero, lo que me ha desagradado m√°s de Breve historia de Espa√Īa es el final. Cuanto m√°s nos acercamos a la √©poca actual, m√°s se dejan ver claramente las opiniones pol√≠ticas de los autores.

Y, sinceramente, a mi me parece un error completo esto. Leemos este libro por la historia, no porque se dejen ver percepciones pol√≠ticas de algo que est√° ocurriendo actualmente. Usar, por ejemplo, el t√©rmino ¬ępodemita¬Ľ no s√© hasta qu√© punto es lo que nos imaginamos en un libro de historia, sobre todo por la connotaci√≥n negativa que tiene esta palabra.

Y es una pena que, después de más de 600 páginas, se deje entrever tanto las opiniones políticas personales. Está claro que no todo se puede quitar, y que siempre vamos a dejar entrever cierta parte de nuestras opiniones políticas, pero tampoco es lo que esperamos de un libro así.

Aun as√≠, no puedo negar que he aprendido con Breve historia de Espa√Īa. Ahora he refrescado lo b√°sico sobre la historia de nuestro pa√≠s, y me he quedado con ganas de saber m√°s sobre ciertas √©pocas que seguramente investigar√© en profundidad.

¬ŅHas le√≠do libros de historia de Espa√Īa?

2.3/5
Imagen de Isabel Robleda
Isabel Robleda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.