Crítica de Crónicas de Navidad

Lo necesitaba. Necesitaba una película que me devolviese la fe en los films navideños, que me sacase una sonrisa y me preparase para Navidad. Y eso es lo que ha conseguido Crónicas de Navidad, un film que mezcla todos los clichés de estas fechas para crear una historia con mucho encanto.

Kate (Darby Camp) y Teddy (Judah Lewis) acaban de sufrir la pérdida de su padre, todo un apasionado de la Navidad que cada año grababa estas fiestas. Así es como Kate descubre la existencia de Santa Claus (Kurt Russell), en una de estas cintas, y pretende demostrar a todo el mundo, sobre todo a su hermano, que de verdad existe.

Con esta premisa comienza una historia que combina todo lo que ya hemos visto mil veces en las películas de Navidad y le da un aire nuevo que hace que nosotros también volvamos a creer que todo es posible durante estas fechas.

Niños huérfanos, elfos, deseos de Navidad, renos, una aventura con Santa Claus… Visto así suena como que Crónicas de Navidad va a ser una más, o quizás muchas más en una sola. Y realmente lo es, pero adquiere ese toque millenial que renueva por completo este tipo de historias y hace que parezca que estamos viendo algo nuevo, pero con un regusto conocido.

Kurt Russell en Crónicas de Navidad

Y es que el film lo que ha conseguido sobre todo es transportarme a mi infancia, y eso no es algo que consiga cualquier película, y mucho menos una de Navidad. Durante las casi dos horas que dura la película me sentí de nuevo como esa niña que esperaba su regalo con fe todas las Navidades y, ¿no es ese el mayor logro que puede conseguir una película de Navidad?

La película consigue un efecto familiar gracias a unos personajes muy carismáticos, tanto los que son de carne y hueso como los que están hechos por ordenador. Es fácil enpatizar con los niños, que Santa Claus nos caiga bien con su toque gamberro y que queramos un elfo y uno de los renos de Santa Claus en casa, o mejor todos.

Además, Crónicas de Navidad ha conseguido que el drama y la búsqueda de los sueños estén presentes en la historia, pero que sobre todo prime la comedia. Porque es imposible que no se nos escape una sonrisilla al ver a Santa haciendo trastadas, o a los elfos en plena acción. Sobre todo son los elfos los que añaden ese toque cómico al film, sin dejar en ningún momento de ser criaturas adorables que dan ganas de adoptar.

Opinión sobre Crónicas de Navidad de Netflix

Sin duda, un film que no es como me esperaba pero que recomiendo totalmente para estas fechas. Crónicas de Navidad conquistará tanto a niños como a adultos, porque ha sabido meter lo mejor de ambos mundos.

Si estáis buscando una película que os devuelva el espíritu navideño y os haga sentir de nuevo niños, sin duda esta es una buena opción para acabar con vuestro Grinch interno. Una vuelta a la infancia, pero con un toque moderno e innovador.

Entrada escrita por Isabel Robleda (@Claraformo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.