Crítica sobre El origen de los guardianes

Cuando oí hablar por primera vez de El origen de los guardianes pensé que debía de ser una película simple y un tanto aburrida. Nada más lejos de la realidad, porque el film ha demostrado con el paso de los años que es una buena historia, por mucho que su trama nos parezca que no puede dar para mucho.

La historia de Jack Frost no sólo ha conseguido calar (como ocurre en el film) entre los espectadores, sino que el fenómeno fan que hay hacia este personaje es bastante grande. Incluso se ha puesto en más de ocasión junto a Elsa, la princesa de Frozen, como si hiciesen buena pareja.

 

Jack Frost vive solo, sin saber cuál es su destino en el mundo y por qué es como es. Pero todo eso cambiará cuando se una a los Guardianes para proteger las esperanzas y los sueños de los niños. Y estos Guardianes no son otros que nuestras creencias infantiles: Sandman, el Hada de los Dientes, Santa Claus y el Conejo de Pascua.

El origen de los guardianes es una trepidante historia de aventuras que precisamente nos habla de la importancia de esas creencias infantiles que dejamos de lado al crecer. Por el camino Jack Frost va encontrándose consigo mismo, y a la vez vamos rememorando un poco más la magia de esos primeros años de vida, esos años donde todo es posible.

También destaca por supuesto el maravilloso mundo que crea el film. En su lucha contra Pitch, que representa todas esas pesadillas que nos atormentaban de pequeños, tendremos oportunidad de ver dónde viven estos Guardianes, y esto permite crear escenarios llenos de detalles y de criaturas de lo más variopintas.

Sin duda, El origen de los guardianes es una película entretenida que se puede ver más de una vez sin que aburra. Por mucho que el tema pueda no llamar la atención, nos encontramos ante una buena película del mundo de la animación.

Aunque realmente salen Guardianes de muchas épocas del año, el film sobre todo desprende un aire navideño. Por eso mismo es una buena película para ver con los más pequeños en estas fechas.

Curiosidades sobre El origen de los guardianes

La historia contada en el film se basa en los relatos escritos por William Joyce, conocidos como The Guardians of Childhood. Este fue uno de los primeros nombres que se barajaron para el film, junto a otros como “The Guardians”.

Joyce ha ganado tres premios Emmys y ha trabajado durante años en el mundo de la ilustración y el campo audiovisual.

Es más, también ha colaborado en El origen de los guardianes. Eso sí, no era su primera incursión en el mundo de la animación… ya trabajó diseñando personajes para películas como Toy Story y Bichos.

Por si esto fuera poco, Joyce también ha ganado un Óscar al Mejor Cortometraje Animado. En concreto fue junto a su compañero Brandon Oldenburg en el año 2011 por su trabajo en The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore.

 

Entrada escrita por Isabel Robleda (@claraformo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.