Haru en el reino de los gatos: De las más raras de Ghibli

Cartel de Haru en el reino de los gatos

Una película que siempre me pone de buen humor ver es Haru en el reino de los gatos. Aunque no es de las mejores del Estudio Ghibli, su estilo, su humor y su sencillez hace que sea un buen film para pasar el rato.

Y es que es de esas películas que resultan tan absurdas pero a la vez están hechas con tanto mimo que no puedes evitar pensar que incluso es mejor de lo que pensabas en un primer momento.

Pero, ¿por qué pienso esto de Haru en el reino de los gatos? Eso es precisamente de lo que vamos a hablar hoy.

Mi opinión sobre Haru en el reino de los gatos

 

Haru en el reino de los gatos nos cuenta la historia de Haru, una joven bastante ensimismada que parece estar siempre en las nubes y ser una patosa.

Un día salvará a un gato de lo más peculiar. Lo que no se espera es que ese gato sea el príncipe del Reino de los gatos y que, debido a sus actos, ahora los gatos quieren agasajarla convirtiéndola en la mujer del príncipe.

De esta forma, Haru tendrá que acudir a la Agencia de Asuntos Gatunos en busca de ayuda para evitar la boda. Ahí será donde conozca a Muta, un gato gloton y gruñón, a un cuervo gárgola y al famoso Barón, que ya hizo su aparición en Susurros del corazón.

Con ellos vivirá una aventura de lo más peculiar que transcurre sobre todo en el Reino de los gatos, ese lugar donde todos los gatos viven felices rodeados de comida, hierba gatuna y todo lo que podían desear.

Y, dicho todo esto, hay que admitir que Haru en el reino de los gatos es una película de lo más absurda. Muchos de los momentos que ocurren en este film son tremendamente absurdos, y eso puede hacernos gracia o pillarnos totalmente por sorpresa.

Y es que las situaciones que no tienen sentido transcurren a lo largo de todo el film, desde el principio hasta el final. Un final que, por cierto, es lo más absurdo e innecesario que podría haberse elegido como final. Incluso podría decir que el final hace que el film reste puntos en general.

Por tanto, al ver Haru en el reino de los gatos debemos de ser conscientes que nos encontramos ante una de las películas más peculiares del Estudio Ghibli. Está hecha con el mismo mimo que todas, pero sin duda es muy diferente a la mayoría de películas de animación que he visto del estudio.

Aun así, os animo a darle una oportunidad a Haru en el reino de los gatos. Puede ser absurda, extravagante y muchos adjetivos más, pero tiene cierto encanto que hace que no me aburra de verla.

Posiblemente sea de las que más he visto del estudio, y es que resulta muy entretenido dejarse llevar por esta disparatada aventura que se sale de lo común y sumergirse de lleno en la trama que nos plantea el Estudio Ghibli.

Haru en el reino de los gatos no es de las mejores, pero sin duda es con la que más me río.

¿Has visto Haru en el reino de los gatos?

2.5/5
Imagen de Isabel Robleda
Isabel Robleda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.