Título: Historias de una indecisa
Título original: L’Embarras Du Choix
Año: 2017
Director: Eric Lavaine
Género: comedia
 
Hay películas tan aburridas que son capaces de hacerte creer que dos horas de viaje en tren se han convertido en cuatro. Eso ocurre con Historias de una indecisa, una película que de gracioso sólo tiene el nombre.
 

Juliette (Alexandra Lamy) tiene el mismo problema que su madre: es incapaz de tomar una decisión. Por eso lleva años dejando que su padre y sus amigas se encarguen de tomar decisiones por ella. El problema viene cuando dos chicos aparecen en su vida y tiene que decidir con cuál quedarse.

 
Hay tantas cosas que decir de este film que no sé por donde empezar. Por un lado está la premisa de la película, el que ella sea una indecisa. Realmente no se generan momentos graciosos por sus dudas, e incluso hay momentos que ni notas que tiene problemas para tomar decisiones. Si querían jugar con esto, que lo hubiesen hecho bien. Una comedia exagerada hubiese venido muy bien para el tema en cuestión, pero en cambio se queda a medias y no llega ni a ser una buena historia.
 

A esto se le añade una protagonista insulsa y aburrida. Y sí, esta claro que influye su problema para no tomar decisiones, pero eso no significa que no puedas crear un personaje al que se le pille cariño. Juliette es aburrida, y parece una niña pequeña en un cuerpo de 40 años que ni piensa en el daño que causa a la gente que le rodea.

 
Lo peor del film es que se sustente en que ella no sabe tomar decisiones, y que encima tenga un final previsible y aburrido. Podría haber sido una historia con mucha más chicha, que fuese mala pero que por lo menos te echases unas risas. Incluso se podrá haber tocado el tema del poliamor, y en cambio la oportunidad pasa de largo.
 

Vamos, que podría haber sido una comedia de verdad pero se queda en una historia que ni sirve para entretenerte dos horas.

Entrada escrita por Isabel Robleda (@Claraformo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.