Crítica de La llamada

Título: La llamada

Año: 2017
Directores: Javier Calvo y Javier Ambrossi
Género: comedia musical
Hace muchos, muchos años, fui a ver un musical llamado El diluvio que viene. En él, Dios llamaba por teléfono a un cura, enamorado perdidamente de una de las chicas del pueblo, para decirle que iba a haber un nuevo diluvio. Era un musical que mezclaba la religión con la comedia, juntando la mentalidad más tradicional con la actualidad. Era imposible que La llamada no me recordase a ella.
Aun así, no penséis que la historia se parece. Sólo utilizan un mismo tipo de comedia, que roza lo absurdo en algunos puntos, pero el argumento es totalmente diferente. Lo único en común es esa “llamada de Dios” que reciben los protagonistas.
Canciones de La llamada
En el campamento La Brújula hay cuatro mujeres cuyas vidas van a cambiar para siempre: una joven que ve a Dios, una monja triste, una chica que empieza a pensar de más en alguien que considera inalcanzable y otra monja que necesita modernizarse.
Opinión sobre La llamada
Ellas cuatro son las que llevan todo el peso de la historia, consiguiendo atraparnos de lleno en la película con sus caracteres dispares pero inolvidables. Porque parte de la fuerza de la película reside precisamente en que es una historia totalmente eclipsada por las increíbles mujeres de este campamento.
No podría decir cuál de estas cuatro actuaciones me ha gustado más. Tanto María (Macarena García) como Susana (Anna Castillo) podrían llevar todo el peso de la película, pero se equilibran perfectamente con Sor Bernarda (Gracia Olayo) y Sor Milagros (Belén Cuesta). Casi que diría que es más fácil coger cariño a estos dos últimos personajes.

 

Otra de las cosas que más destacan de La llamada es que mezcle la religión con la homosexualidad. Me pregunto si es posible que haya gente que vea esta película y hasta pueda ofenderse, pero precisamente La llamada no es una película que critique la religión, sino que la adapta a los tiempos que corren.
Escena de La llamada
Una comedia musical que sin duda no podéis perderos. Una historia fresca, graciosa y muy actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.