Título: Loving Vincent

Año: 2018

Directores: Dorota Kobiela y Hugh Welchman

Género: animación, biografía

Sí, llego tarde. Tenía ganas de ver Loving Vincent, y aún así ha tenido que ser un viaje el tren el que me haga tener la oportunidad de disfrutar de esta maravilla de la animación.

Loving Vincent cuenta el año que siguió a la muerte de uno de los pintores más importantes de la historia: Van Gogh. Armand (Douglas Booth) sigue sus pasos para entregar una simple carta, pero a través de eso nos da la oportunidad de conocer de cerca la vida, y la melancolía, del pintor.

Escena de la película Loving Vincent

A nivel argumentativo la película sabe tratar con suavidad todos los problemas que sufrió Van Gogh desde pequeño. Vemos la parte más humana del artista, y nos la muestran con tanta ternura que es imposible no sentir cariño del extravagante e inadaptado Vincent.

Sobre todo me quedo con lo que significa la película a nivel técnico. No sólo hacen una obra sobre Van Gogh, sino que directamente nos meten en sus paisajes tal y como los pintaba el artista. Durante toda la película parece que veamos la vida a través de su prisma artístico, y eso es algo admirable.

No sólo es increíble todo lo que consiguen plasmar en tan poco tiempo, sino las horas y horas que ha llevado pintar a mano cada fotograma para hacer posible esta historia.

Loving Vincent es la obra perfecta para elogiar toda la vida y obra de Vincent Van Gogh. Es realmente lo que se merece un artista como él. Sin duda, una película que cuida todos los matices y que no debemos perdernos.

Jerome Flynn en Loving Vincent

Curiosidades sobre Loving Vincent

La película consigue dar vida a la historia de Van Gogh gracias a la recreación de sus pinturas. Lo mejor: que todo lo que vemos sean verdaderas obras de arte pintadas al óleo. No es de extrañar que todo el film cargue con diez años de producción a sus espaldas.

Todo este trabajo, que lleva detrás la ardua investigación de los directores, se realizó por 125 pintores distintos que tuvieron que reconstruir 65.000 pinturas CUADRO A CUADRO para conseguir dar vida a toda la película.

Cada cuadro de la película pudo llevar hasta 10 días de trabajo… TODO ESO PARA SÓLO UN SEGUNDO DE TODA LA PELÍCULA.

Para que os hagáis una idea, la película empieza con uno de los cuadros más famosos del artista: La noche estrellada. Sólo esta primera parte contiene 600 pinturas diferentes (tres pintores distintos ayudaron a realizarla, y en total tardó más de un año en terminarse).

No es de extrañar que, con todo el trabajo que hay detrás, la película sea el primer film animado de origen polaco en ser nominado al Premio Oscar a Mejor Película Animada.

Loving Vincent ha recibido 10 premios, y 37 nominaciones. Su directora, Dorota Kobiela, fue nombrada por Variety en 2017 como una de los “Animators to Watch”. Una serie de reconocimientos bien merecidos.

¿Cuál es vuestro artista favorito? ¡Recomendadme alguna película sobre ellos!

 

Entrada escrita por Isabel Robleda (@Claraformo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.