Cartel de la serie Dead to me

Estaban saliendo tantos comentarios positivos sobre la nueva serie de Netflix, Dead to Me, que al final había que verla. Y está claro que estaba a la altura de las expectativas.

Dead to Me narra la intensa relación entre Jen (Christina Applegate) y Judy (Linda Cardellini) tras la muerte del marido de Jen. Lo que empieza como una historia sobre el dolor por la pérdida se acaba convirtiendo poco a poco en una trama de intriga: ¿quién mató realmente al marido de Jen? ¿Conseguirá esta persona salir impune de un asesinato?

Si todavía no te has visto esta seriaza hecha por Liz Feldman, ¡aquí tienes 5 razones para empezar a ver Dead to Me!

Protagonistas de Dead to Me

Applegate y Cardellini: Un tándem perfecto

Si hubiese que elegir una sola razón para ver Dead to Me sería esta: la química entre Jen y Judy. Christina Applegate y Linda Cardellini están increíbles en sus papeles, demostrando las grandes actrices que son, pero es que además cuando están juntas se convierten en un tándem perfecto que es un placer ver.

Ellas dos contra el mundo es lo mejor que tiene esta serie, junto con el apoyo que se dan en los peores momentos.

Jen y Judy son dos protagonistas con un interior muy potente, no son nada lineales. Vemos su oscuridad – que es mucha -, pero también su luz, y la actuación de estas dos actrices hace que a pesar de todos sus errores sigan siendo personajes entrañables que es todo un placer ver actuar.

Crítica sobre la serie Dead to Me

La mirada femenina en Dead to Me

Otro de los factores que más me han gustado de Dead to Me es la potente mirada femenina que tiene. En el cine y en las series muchas veces se ha relegado este punto de vista, pero aquí se nota que detrás de la serie está Liz Feldman.

Y eso se nota no sólo en la profunda construcción de sus personajes femeninos, sino también en todos los temas que tratan. Porque en Dead to Me no sólo habrá que resolver/salir impune de un asesinato: también se habla del dolor de no poder ser madre, del dolor de sentir que tras una mastectomía no eres la misma, de renunciar a tu vida y a tus sueños por amor.

Todos estos mensajes muestran otra forma de contar historias que se agradece ver. Y es algo que se nota hasta en el final, con ese cambio de actitud sobre quién realmente tiene la culpa del asesinato.

Dead to Me es un drama de intriga

Una trama que mantiene la intriga hasta el final

Pero Dead to Me no sólo es una historia sobre dos mujeres enfrentándose a un mundo que les dicta cómo tienen que ser las cosas, sino que también es una buena serie de intriga.

Veremos cómo avanza la trama policíaca, querremos saber cómo acabarán las cosas, así como entender un poco ambas versiones. El ver ambas cosas, el asesino y la víctima, hace mucho más amplio el mundo de Dead to Me.

Lo mejor: que aunque a veces no lo parezca la serie consigue siempre dar un giro de guión para hacer que queramos ver el siguiente capítulo.

Hablar de la muerte en Dead to Me

Hablar del dolor y la muerte desde otro punto de vista

Aunque la serie habla constantemente de la muerte, del dolor de la pérdida de un ser querido, no es una historia trágica. En todos los capítulos se está rondando a la muerte, pero se hace desde un tono que lo normaliza e incluso da tiempo a muchos toques de humor.

No es como estar viendo un drama de esos de sacar pañuelos, para nada. Dead to Me no pretende que ese sea el tono de la historia, y lo consigue.

Escena de Dead to Me

Papeles que van como anillo al dedo

No solo Applegate y Cardellini están admirables en sus papeles de Judy y Jen; todos los papeles secundarios también están elegidos con mucho ojo. Eso hace que todo el elenco de actores se complemente a la perfección y consigan sacar todo su carisma y potencial sin problemas.

Sin duda, una de las mejores cosas de Dead to Me ha sido la elección de sus actrices y actores, que consigue llevar la serie a otro nivel.

Y tú, ¿te animas a ver Dead to Me?

4.5/5
Imagen de Isabel Robleda
Isabel Robleda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.