Portada Señoras que se empotraron hace mucho

¿Dónde están las lesbianas y bisexuales de la historia? Eso es lo que se plantea Cristina Domenech en su libro Señoras que se empotraron hace mucho; una recopilación que nos muestra qué ha sido de esas mujeres que amaron a otras mujeres y que la historia se ha molestado en ocultar.

Mi opinión sobre Señoras que se empotraron hace mucho

 

Sus nombres han pasado prácticamente al olvido, y pocos romances homosexuales recordamos si nos ponemos a mirar al pasado, pero eso no significa que no existieran. La autora ha hecho una ardua investigación para traernos la vida de muchas de esas mujeres lesbianas y bisexuales que vivieron historias extraordinarias e hicieron avanzar el mundo, por mucho que no las recordemos.

¿Sabías que en Galicia, en 1901, se celebró el primer matrimonio entre dos mujeres sin que el cura supiese que una de ellas no era un hombre? ¿Que hubo un juicio para demostrar que dos lesbianas no eran lesbianas o que muchas relaciones homosexuales se ocultaban bajo el término “amistad romántica”?

Historia real de Elisa y Marcela

Estas son algunas de las cosas que nos muestra Señoras que se empotraron hace mucho, un libro que es maravilloso en muchos aspectos, pero sobre todo porque cuenta de una forma llana la vida de muchas mujeres que se salieron de la norma para amar a quien quisieran.

El libro recopila casos desde el siglo XVII hasta el XX, y son muchos y diversos los casos que muestra. Algunos tienen un final triste, otros trágicos, pero hay muchos de ellos que también acaban bastante bien a pesar de la época en la que ocurren estas historias.

Cristina Domenech ya se volvió famosa en Twitter por sus hilos sobre estas lesbianas de la historia, pero esta recopilación hecha libro ha sido todo un acierto.

Con una prosa sencilla, ligera y fácil de seguir, Señoras que se empotraron hace mucho es una delicia literaria y bastante única, ya que son muy pocos los libros que podemos encontrar y que hayan hecho algo parecido.

Además, a pesar de que se narran muchos momentos bastante tristes en todas las vidas que tenemos la oportunidad de conocer, Cristina Domenech sabe hacer que todos los capítulos estén cargados de un humor muy especial y ameno, sin duda con muchas referencias al estilo de Twitter.

La verdad es que he disfrutado mucho leyendo Señoras que se empotraron hace mucho. Pero lo más importante de todo es que he aprendido; he aprendido sobre mujeres que hicieron mucho más de lo que nos creemos por llegar a donde estamos hoy en día, de sus vidas, de sus memorias y de sus puntos malos y buenos.

Y hay tantos detalles que quieres saber mucho más, porque cada capítulo se te queda corto con todo lo que quieres aprender sobre ellas ahora que sabes que existen.

Me encantaría que hubiese una segunda parte de Señoras que se empotraron hace mucho, porque este libro me ha dejado con ganas de leer muchas más historias sobre este tipo.

Gracias a su autora podemos conocer un poco más a esas lesbianas olvidadas, pero ojalá todavía queden muchas historias más por contar. Puedes conseguir el libro aquí.

¿Qué opinas de Señoras que se empotraron hace mucho?

4/5
Imagen de Isabel Robleda
Isabel Robleda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.