Crítica sobre TAU

Cuando puse TAU no me esperaba para nada lo que me iba a encontrar. Lo que empieza siendo una especie de Saw futurista se acaba convirtiendo con el paso del tiempo en una historia lejos del terror psicológico y más cerca de las preguntas transcendentales sobre la vida y el origen de las Inteligencias Artificiales.

No, no era el film que quería ver, pero es mejor de lo que me esperaba encontrar. Y, ¿acaso no hay nada mejor que una película que consigue sorprenderte?

Julia (Maika Monroe) lleva una vida dura, y sólo le queda robar para sobrevivir. Con este panorama, nadie nota su ausencia cuando es secuestrada y sometida a un escabroso experimento. Encerrada en una casa con una inteligencia artificial llamada TAU, a Julia no le quedará más remedio que buscar una salida si quiere sobrevivir, recurriendo a su instinto de supervivencia para salir de esa casa donde está secuestrada.

Con esta premisa comienza una historia que empieza con tintes más oscuros, pero que empieza a convertirse en algo más transcendental sin que nos demos cuenta hasta adquirir un tono un poco más filosófico.

Está claro que el tema de las Inteligencias Artificiales ya ha sido tocado infinidad de veces en el cine, pero eso no significa que no se pueda disfrutar de ella. Y TAU consigue precisamente eso, sorprendernos con un argumento que ya hemos oído en más de una ocasión.

Opinión sobre TAU

Sin duda todo el peso de la película recae en los tres papeles protagonistas: Julia, secuestrada e intentando escapar, Alex (Ed Skrein), el científico loco que hará todo lo que esté en su mano por volver realidad su experimento y TAU, la Inteligencia Artificial que cuida la casa y que en inglés tiene la voz de Gary Oldman.

Durante poco más de hora y media vemos cómo se van desarrollando las relaciones entre ellos tres, siendo de especial relevancia la relación entre la Inteligencia Artificial y Julia. Siempre me ha sorprendido cómo el cine consigue transmitir tantas emociones en máquinas sin expresiones faciales.

Película de Netflix: TAU

Sin una buena actuación de estos tres pilares el film se iría al traste. Los efectos especiales no son alucinantes, y no han tenido que gastar mucho en decorado… Y aun así sólo con el paso del tiempo hacemos posible que una casa sea lo único que se necesita para contar una historia y que ésta nos mantenga enganchados hasta el final.

TAU te gustará si estás buscando algo de ciencia ficción que se centre más en los pensamientos filosóficos, en esos que nos hacen plantearnos si llegará un día que las máquinas sean más humanas que los propios humanos.

Razones para ver TAU

También te gustará si quieres que no pierda un toque a típico film psicológico, aunque está claro que es sólo un poco y para nada se centra el film en ello.

Eso sí, si lo que estabas buscando era un film de terror psicológico sobre todo lo que hay que hacer para escapar del cautiverio… ten claro que no es lo que vas a encontrarte. Es mucho más.

¡Recuerda que puedes recomendarme películas en Instagram!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.