¿Merece la pena ver Big Bang Theory?
Me hastían las series que no saben admitir que han llegado a su final. Me pasa con The Walking Dead, me ocurrió con Pequeñas Mentirosas, y ahora es The Big Bang Theory la que no parece darse cuenta de lo estancada que está.
Con la friolera de 11 temporadas en antena, cualquiera diría que no pasa nada por terminar. Pero no, ellos se empeñan en seguir, por mucho que ya no haya un argumento gracioso y los personajes sean una sombra de lo que una vez fueron.
Sheldon (Jim Parsons) ya no hace gracia, y sus constantes insultos nos hacen replantearnos por qué idealizamos tanto su relación con Amy (Mayim Bialik). Penny (Kaley Cuoco) sigue siendo infravalorada en ese ambiente donde todos se creen genios, y empieza a cansar que todos los chistes recurrentes que se hacen sobre ella vayan sobre que no sabe algo.
Boda de Sheldon y Amy
 
Lo sorprendente es que en esta temporada Raj (Kunal Nayyar) se ha dado cuenta de algo que todos sabíamos: lo tóxica que es su relación con Howard (Simon Helberg). Esta fue una de las pocas cosas que me sorprendió de esta temporada, pero todo volvió a su ritmo habitual y esta discusión cae en saco roto.
Temporada 11 de The Big Bang Theory

Me siento desconectada de todos sus personajes. Han evolucionado, pero son evoluciones que no me creo. Quizás es porque tratan temas demasiado estándar: matrimonio, hijos, parejas… Nos intentaron vender The Big Bang Theory como la historia de unos chicos raros, pero sus vidas son lo más normal y socialmente aceptado que podamos encontrarnos.

Para mi la gracia de la serie era cómo eran todos en un principio, y esa esencia que los caracterizaba hace ya varias temporadas que se ha perdido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.