Crítica de la película Winchester: La casa que construyeron los espíritus
 
 
Título: Winchester: La casa que construyeron los espíritus
Título original: Winchester
A√Īo: 2018
Directores: Michael Spierig, Peter Spierig

Género: Terror, biografía

 
 
Tener a Helen Mirren protagonizando tu película no es cualquier cosa.
Que una gran dama del cine británico protagonice tu clasicota película de terror, que en otras circunstancias no pasaría de curiosidad, no se ve todos los días.
Y, si además dicha película trata la interesantísima historia de la viuda Winchester, todas las mejores piezas están dispuestas en el tablero, para una partida que promete.

 

Incomprensiblemente (o quizás no tanto), Winchester: La Casa que construyeron los Espíritus se ahoga en sus rellenos y apenas deja libre su verdadero potencial.

 

La historia podría haber sido interesantísima, y así se puede ver en sus primeros compases: la de una mujer en velo perpetuo errando por la casa, más muerta ya en vida que aquellos a quienes custodia; el perturbador relato de una casa que, como una gigantesca mente, encierra todos los que llegan a ella y los ata en su propia realidad… pero, pasando de todo eso, elige ser una de posesiones y pasados traumáticos.

 Ya está. Sin más.

Una inquietante historia real reducida al m√≠nimo, parece simplemente porque ‚Äúel sitio mola‚ÄĚ.

 

Opinión sobre la película Winchester
 
Deja de molar tanto cuando apenas se aprovecha la arquitectura de escaleras que no suben y puertas que dan al vacío, cuando se alarga un misterio que necesita sustitos chapuceros de vez en cuando para mantenerse vivo y cuando se consumen los minutos entre charlitas a la hora del té y cenas donde lo más inquietante es el gepeto de los mayordomos.

 

‚ÄúYa basta de estos trucos de sal√≥n‚ÄĚ le menciona la se√Īora Winchester al doctor Price encargado de su evaluaci√≥n psicol√≥gica, y lo mismo se le podr√≠a decir a la historia, tan distra√≠da en hacer saltar cosas a la pantalla que se olvida de que sus personajes nos importan un carajo.

¬†¬ŅNo habr√≠a sido m√°s interesante dudar de verdad sobre la mente de Sarah Winchester? ¬ŅTan poco presupuesto hab√≠a como para no recrear pasillos o habitaciones que hicieran perder la poca cordura que le queda a Eric Price?

 

(En la verdadera mansi√≥n Winchester necesitas un gu√≠a para no perderte o morir‚Ķ ¬Ņen serio √©l es capaz de salir a la entrada o encontrar el sal√≥n de la cena sin ayuda?)

Escena de Winchester: La casa que construyeron los espíritus
 
Hab√≠a algo latiendo en esta casa de obras perpetuas, inquietudes que se aprecian en su imponente tama√Īo y extensi√≥n, pesadillas que no se han querido sacar y se han quedado encerradas tras puertas con trece clavos.

 

Por supuesto, la grande Mirren es incapaz de dejar un papel a la deriva y, a un nivel b√°sico, el relato g√≥tico de culpas reprimidas o autoconstruidas entre el doctor y la se√Īora Winchester respectivamente funciona, s√≥lo porque sus actores lo defienden con m√°s ganas que como est√° escrito.

 

Pero es una pena que, antes que una historia, los productores hayan buscado ‚Äúlugares sobrenaturales del mundo‚ÄĚ y una actriz confiable, adapt√°ndolo a lo que el p√ļblico creen que quiere.

Escrito por Carlos Sainz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.